CONSERVACIÓN Y CUIDADOS

El Aceite de Oliva Virgen Extra es un zumo de aceituna, un producto natural, vivo, dinámico, con aroma, sabor, y textura que cambian con el transcurso del tiempo, por eso es importante conservarlo de manera adecuada a fin de mantener así todas sus propiedades.

A pesar de ser de los pocos alimentos que no caducan, sino que indican en su etiquetado una fecha de consumo preferente, el no llevar a cabo una conservación adecuada puede hacer que se pierdan sus propiedades y también su aroma y su sabor.

El Aceite de Oliva Virgen Extra hay que preservarlo del calor, preferiblemente mantenerlo en un lugar fresco y seco donde no haya humedad, ni tampoco cambios bruscos o grandes oscilaciones de temperatura. Se aconseja siempre mantener el Aceite de Oliva Virgen Extra en un lugar donde la temperatura sea constante y nunca mucho calor.

Además, el Aceite de Oliva Virgen Extra debe ser preservado del exceso de luz, preferiblemente mantenerlo en un lugar oscuro donde no incida la luz directamente sobre él, para evitar que se deteriore. En Pradolivo utilizamos envases opacos tanto en pet como cristal oscuro y lata para evitar que nuestros Aceites de Oliva Vírgenes Extra se oxiden.

Así mismo, es importante también conservar el Aceite de Oliva Virgen Extra en un envase cerrado y siempre bien tapado, para evitar que entre en contacto con el aire y pueda absorber olores del exterior, preferiblemente mantenerlo en un envase con cierre hermético para que no se enrancie ni se volaticen los aromas y conservar así todas sus propiedades organolépticas intactas.

ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Garantía de Calidad

En Pradolivo llevamos a cabo los más altos estándares de calidad en el envasado de nuestros Aceites de Oliva Virgen Extra garantizando siempre sus óptimas condiciones para su consumo.

contacta con nosotros